Las 10 mejores películas de superhéroes de la historia

El cine de superhéroes está en boca de todo el mundo, especialmente desde que a unos visionarios de Marvel Studios se les ocurriera desarrollar un universo cinematográfico colosal que proveería al gran público de una superproducción temática anual durante más de una década, tendencia a la que otras compañías de contenidos se sumaron, adaptando y serializando las historias de personajes de cómic con capacidades sobrehumanas a la gran pantalla. 

Más allá de este periodo prodigioso a nivel de producción de películas, el cine de superhéroes viene estando presente de manera regular desde, prácticamente, la publicación de las primeras historietas de Marvel y DC cómics. No obstante, es con la llegada del cine digital y los avances en los efectos especiales por ordenador que se permiten todas las licencias creativas y sin límites para las historias de personajes sobrenaturales, proliferando progresivamente todas las adaptaciones que hoy en día conocemos. Con la llegada del siglo XXI, el cine de superhéroes pasa de ser algo puntual, mayormente relegado a la serie B y a seriales de televisión de baja estofa a adquirir un lugar en la primera línea de los multi-sala y el beneplácito del público y de la crítica (en ocasiones).

A continuación, vamos a repasar las que son, a nuestro criterio, las 10 mejores películas de superhéroes de la historia.

10. Thor: Ragnarok (Taika Waititi, 2017)

¿Qué hace esto aquí? Te preguntarás. Sabemos que para empezar no te esperabas esta película. Pero Thor: Ragnarok es muy buena. Perfecto ejemplo de cómo, dentro de un sistema controlado como es el del Universo de Marvel, un cineasta puede dejar su huella particular y realizar una obra distinta e interesante. Taika Waititi dirige esta comedia de superhéroes que rompe con todos los esquemas de sus predecesoras y antecesoras. Loca, trepidante, divertida, barroca, colorida, diferente. Todos los adjetivos se quedan cortos a la hora de describir esta orgía de colores y acción desenfrenada, con gags humorísticos más típicos de las sit-com, una estética impactante y una historia que se desmarca de la línea principal del resto de la saga. Esperando con ansia la siguiente parte, también dirigida por el neozelandés.

9. Hulk (Ang Lee, 2002)

Quizás el título más discutible de esta lista, pero desde Miledreams queremos reivindicarlo como uno de los mejores y más interesantes. Hulk es una película de superhéroes distinta. Dirigida por el oscarizado Ang Lee, propone una estética visual y narrativa muy particular, tratando de crear una suerte de cómic audiovisual, algo que en su día provocó muchas opiniones encontradas. Pero la profundización que hace en el personaje de Bruce Banner y su proceso de convertirse en la masa es de las más bien estructuradas y apabullantes de la historia. Un must see de manual.

8. Vengadores: Endgame (Joe Russo, Anthony Russo, 2019)

Probablemente, la película más apoteósica, épica, grandiosa y espectacular de la lista. Es imposible nombrar la cantidad de superhéroes, líneas temporales, mundos, universos y superpoderes que aparecen en la última película de los Vengadores. El capítulo final de la saga es el mejor cierre posible y todo lo que se pueda decir de ella se queda corto. Cabe decir que si no has visto las anteriores, no te enterarás ni de la mitad de lo que ocurre, por lo que sólo se puede entender como parte del proceso de ver la saga completa de Marvel. Solamente por la última media hora de película ya vale la pena verla. Repetimos: espectacular.

7. X-Men (Bryan Singer, 2000)

Primera película de la saga de los mutantes del profesor Xavier y film que da inicio a la primera retahíla de adaptaciones de Marvel, X-Men se disfruta muchísimo. Con un ritmo más lento al que nos tienen acostumbrado este tipo de cine, pero sin renunciar a la acción y peripecia visual, esta película nos presenta a una serie de personajes emblemáticos, con Lobezno a la cabeza, con los que conectamos enseguida y que veremos evolucionar en entregas posteriores. Poco a poco, la trama va descubriendo secretos y elementos que construyen una historia apasionante alrededor de los protagonistas. En su día, fue un éxito de crítica y público.

6. Batman (Tim Burton, 1989)

Título más veterano en esta lista y una de las mejores adaptaciones de los cómics de Batman. Tim Burton consiguió crear una estética única, oscura y mágica, con el primer hombre murciélago moderno y el Joker más carismático que ha habido nunca. Las grandes escenas de acción, los efectos visuales prácticos, la atmósfera gótica de un Gotham fantástico, unos personajes extremadamente atractivos y una historia muy redonda sitúan esta película como una de las mejores películas de superhéroes de la historia, sin haber envejecido ni un ápice. Y la banda sonora es, sin duda, la más reconocible de todas.

5. Watchmen (Zach Snyder, 2009)

Magnánima obra del cine de superhéroes, resultado del genio creativo de Zach Snyder, esta adaptación de (según dicen los expertos) la mejor novela gráfica de superhéroes de todos los tiempos escribe su nombre en mayúsculas en la historia del género. Épica, oscura, profunda y especialmente dramática, la película es una mirada a medida dentro del universo de DC creado por Alan Moore, un mundo mucho más áspero que el mostrado en otras adaptaciones, con personajes con más sombras que luces, antihéroes enfrentados a su propia decadencia. La película más adulta del género y de las pocas calificada como no apta para público infantil ¿Te atreves a verla? 

4. Iron Man (Jon Favreau, 2008)

Nos encontramos ante la película que cambió el futuro del cine de superhéroes, la que dio inicio a al Universo Cinematográfico de Marvel. Y qué mejor manera que comenzar con el líder indiscutible de los Vengadores. Este genial film nos presenta al héroe con más carisma de todos, Tony Stark y, a partir de aquí, el resto es historia del cine. Iron Man sienta las bases de todos los títulos que la suceden: acción desenfrenada, personajes atractivos, dosis de humor, emociones al límite y escenas post-créditos reveladoras. Una delicia para disfrutar con un refresco y palomitas.

3. El Caballero Oscuro (Christopher Nolan, 2009)

Poco más se puede decir de esta celebérrima adaptación del justiciero de Gotham. Segunda y superior parte de la genial trilogía que devolvía al Batman con más sombras y contradicciones de la historia, enfrentado esta vez a su némesis el Joker, que se acaba convirtiendo en el protagonista inesperado de la película. Tensión, acción a raudales, emoción asegurada, personajes interesantes y una historia que te mantendrá en vilo hasta los créditos finales.

2. El Protegido (M. Night Shyamalan, 2000)

¿Podría existir alguien con las habilidades extraordinarias de los héroes del cómic en la vida real? Esta fantástica película del director de El Sexto Sentido explora, en clave de thriller, esta posibilidad en una trama que absorbe al espectador; perturbadora a veces, emocionante en otros, pero repleta de referencias y guiños al fantástico que harán las delicias de los fans del género. No es una película de superhéroes al uso, pero no nos queda la menor duda que es de las mejores que se han hecho. Más de una década después, el director la convirtió en trilogía. Protagonizada por Bruce Willis y Samuel L. Jackson, ¿Qué más necesitas para verla?  

1. Spiderman 1 y 2 (Sam Raimi, 2002-2004)

El primer puesto del top lo ocupan dos películas, pues no nos era posible separar la una de la otra (obviamos la infame tercera parte). La versión cinematográfica de Sam Raimi sobre el hombre araña es la mejor hasta la fecha. Una adaptación que retrata a la perfección al personaje de Peter Parker (fiel a los cómics originales) y todo el proceso que construye al héroe más humano que hemos visto en una película de este género, con dudas, dilemas, inseguridades e imperfecciones. A su vez, presenta a dos de los mejores villanos de la historia del cine de género, profundos, con una razón de ser, interesantes y atractivos para el espectador. Las secuencias de acción son trepidantes, mantienen al espectador en constante atención sobre la pantalla. Y aquellas que no lo son, desarrollan tramas personales que suman, golpean y, sobretodo, emocionan. Dos películas perfectamente equilibradas y prácticamente insuperables en cuestión de cine de superhéroes.